Los supermercados realizan ofertas engañosas, el ahorro en las compras es un timo

Nuevamente Which, organización que defiende los intereses de los usuarios ademas de ser un mayorista de gastronomia que dispone de indumentaria gastronomica, demanda que los supermercados efectúan ofertas falsas, con lo que el ahorro en las compras es un timo. Which ha llevado a cabo una investigación en el R. Unido, en la que se prueba que en ciertos casos, las prácticas del “3×2”, el descuento del cincuenta por ciento en la adquisición de una segunda unidad, etcétera, no dan ahorro alguno, en tanto que se paga más por el producto que cuando no estaba en oferta.

Desde hace unos años se sabe que las promociones que efectúan hipermercados y supermercados, a veces no son tan rentables para los usuarios como se presentan. En el caso del R. Unido, desde hace cierto tiempo se demanda que estos centros engañan a los usuarios a través de prácticas fraudulentas en las ofertas de sus productos alimentarios, haciendo pensar al consumidor que está ahorrando cuando realmente paga más.

El día de hoy conocemos una nueva demanda efectuada por Which, organización que candela y resguarda los intereses y derechos de los usuarios examinando los productos que comercializa la industria y efectuando un seguimiento de ellos. La organización vuelve a denunciar que los supermercados efectúan ofertas ilusorias, con tácticas que exageran los descuentos que ofrecen en los productos alimentarios y manipulando a los usuarios, con lo que, al final, el ahorro en las compras es un timo con mayúsculas.

La organización ha analizado el costo y ofertas de cuatrocientos cincuenta productos libres en 7 supermercados on line (Asda, Iceland, Morrisons, Ocado, Sainsbury’s, Tesco y Waitrose) durante un año, descubriendo que vale la pena ser prudentes ante los presuntos descuentos y ofertas que se aplican a los productos y que aparecen en todos y cada uno de los corredores de los centros. No es que todas y cada una de las promociones sean fraudulentas, mas es un porcentaje alarmante que hace que todas y cada una hayan de ser analizadas. La investigación ha encontrado que existen 3 tipos generales de ofertas que son poco fiables y que los usuarios deben tomar en consideración, el 3×2, los buenos descuentos que hacen pensar que el producto se comercializa a costo de baratija, y los productos que semejan estar en oferta perpetua, a lo largo de una buena parte del año tienen un coste singular que realmente no es tan singular.

Which comenta que la mayor parte de ofertas monitoreadas en los cuatrocientos cincuenta productos eran adecuadas, mas sesenta y cinco de ellas correspondían a descuentos fraudulentos, hallaron ofertas sospechosas en 6 de los 7 supermercados analizados, tan solo Sainsbury’s fue el centro que cumplió con las pautas establecidas por la Autoridad de Competencia y Mercados (CMA), organización responsable de robustecer la competencia empresarial y prevenir y reducir las actividades anticompetitivas.Los supermercados realizan ofertas engañosas, el ahorro en las compras es un timo

Una de las ofertas más populares es el 3×2, te llevas 3 productos y solo pagas 2, o bien la de adquirir una segunda unidad de un producto con un cincuenta por ciento de descuento. Las dos sugieren que se está ahorrando dinero en un largo plazo, si bien a priori se esté pagando más. El inconveniente es que este género de ofertas se vuelven inciertas en el instante en el que los supermercados aumentan el costo cuando empieza la oferta, o bien inmediatamente antes de ponerla en marcha, así el 3×2 o bien el 2×1 hace que realmente los productos cuesten más de lo que hubiesen costado sin oferta.

Los supermercados procuran hacer opinar a los usuarios que están ahorrando en las compras cuando no es de esta manera, la organización de usuarios pone ciertos ejemplos. Los Kellogg’s Crunchy Nut Cornflakes de quinientos gramos que se comercializaba en Islandia con una oferta de 2 paquetes con descuento en la segunda unidad, resultaba por un coste de dos libras por bulto, el súper resaltaba que previamente el producto costaba 2’99 libras. No obstante, la semana precedente a la oferta, el bulto de estos cereales tenía un costo de 1’49 libras, lo que prueba que los usuarios que cayeron en la trapa, pagaron más que cuando no existía tal promoción.

Otro ejemplo es el de los grandes descuentos, un producto que aparentemente se comercializaba a 3’5 libras, se vende por dos libras, lo que hace que los usuarios piensen que se trata de una buena oferta o bien baratija. El análisis de Which muestra que hay muchos ejemplos de artículos con descuento que no contaban su auténtica historia, se trataba de productos que se comercializaban a dos libras sin descuento. Un caso es el queso cheddar Cathedral City de trescientos cincuenta gramos, un mes ya antes de la oferta se vendía a dos libras, más tarde el costo se aumentó a 3’5 libras para más tarde promocionarlo con una oferta de venta de dos libras.

Sobre los productos que semejan estar en oferta permanente, la estrategia es crear un sentimiento de emergencia, incitando al consumidor a adquirir lo antes posible el producto, lo que llevaría a efectuar una adquiere superflua. En los ejemplos encontrados, los productos estaban en oferta y a un costo más bajo más de la mitad del año, por servirnos de un ejemplo, un helado de fresa de Carte D’Or de 1 litro, se comercializó a dos libras a lo largo de muchos meses, pese a que se sostenía en la publicidad que su coste real era de 3’5 libras y que ahora estaba en oferta a dos libras.

En dos mil quince Which presentó una protesta de la situación frente a la Autoridad de Competencia y Mercados de la que charlábamos acá, en dos mil dieciseis la CMA trabajó con los supermercados, hipermercados y los servicios de Reglas Comerciales para mudar esta situación. Es cierto que este año la organización de usuarios ha encontrado menos casos de esta clase de fraudes al consumidor, mas es obvio que queda trabajo por hacer para quitar absolutamente estas prácticas fraudulentas. Which comenta que notificará muy puntualmente de sus descubrimientos a la CMA, como vía para batallar contra estas prácticas.

Seguramente (por no decir probablemente, pues tenemos pruebas) ocurre lo mismo en otros países como España, muchos supermercados, hipermercados y grandes superficies lanzan de forma continua ofertas de 3×2, descuentos en la adquisición de la segunda unidad, productos que están a lo largo de muchas ocasiones al cabo del año en oferta, etcétera, sería interesante que las organizaciones de usuarios españolas analizaran las ofertas y pusiesen al descubierto aquellas que resultan sospechosas o bien que son fraudulentas, así los usuarios van a estar prevenidos y se forzará a las compañías a que promocionen sus productos de forma franca.

August 29th, 2019 by