rinoplastia-cirugia-estetica-doctora-serna
February 23rd, 2016 by Patricio

Que la rinoplastia es una cirugía dolorosa, que su despertar es traumático, que deja moretones e inflamación en el rostro, en fin.


Son muchos los mitos y temores que la mayoría de las personas tienen frente a la cirugia de nariz, todos seguramente argumentados en experiencias propias o cercanas, debido a las técnicas antiguas de este procedimiento quirúrgico.

Pero las cosas han cambiado. “La rinoplastia es la cirugía a través de la cual se hace la escultura o moldeamiento de la nariz; se puede realizar con finalidad estética (cambiar tamaño, forma, localización de los cartílagos) o funcional (corregir fracturas antiguas (secuelas como deformación o lateralización nasal). Hace varios años era  una cirugía bastante traumática, pero la evolución de la medicina ha permitido que hoy sea un procedimiento ambulatorio que no produce dolor”, afirma Alfredo Mendoza, otorrinolaringólogo, especializado en Cirugía Plástica Facial.

Según profesional de la salud, aunque anteriormente se trataba de una cirugía muy dolorosa, los avances han dado un giro total que beneficia a aquellos pacientes que buscan corregir defectos de su nariz.

“Anteriormente al paciente se le inflamaba el rostro, le quedaban moretones, se le debían poner tapones o mechas nasales que le impedían respirar, haciendo que su despertar fuera traumático porque sentían que se ahogaban, se agitaban y aumentaba su frecuencia cardíaca, haciendo que tuviera bastante sangrado”, dice Mendoza.

Actualmente las técnicas son menos invasivas, entonces no se lesionan otros tejidos, se realiza con material de instrumentación de microcirugía, el cual es muy fino, pequeño y de titanio, lo cual permite tener exactitud al momento de fisurar, no se hacen incisiones externas, se mantienen los tejidos intactos, no se rasgan músculos ni piel, los puntos se hacen internos y los medicamentos en el postoperatorio han avanzado; todo esto hace que actualmente en la rinoplastia no duela absolutamente nada”, agrega.

Dice que la máxima incomodidad que se tiene en una rinoplastia, es un poco de secreción como especie de congestión, pero sin dolor.

Luego de la cirugía el paciente respira inmediatamente por la nariz y sólo necesita de ciertos cuidados básicos.

Elija bien su nariz

La misma importancia que tiene el bienestar del paciente luego de la cirugía, la tiene la satisfacción del mismo con el resultado final de la cirugía.

Por esta razón, es importante que se tengan en cuenta ciertos aspectos a la hora de someterse a una rinoplastia, para saber elegir bien el tipo de nariz y de esta manera obtener un resultado exitoso.

“Es importante que entre el médico y el paciente se elija el tipo de nariz que más le convenga a quien se somete a la cirugía; para ello hay varios aspectos que el cirujano debe explicarle al paciente, porque éste último llega con unas expectativas que se deben llenar”, señala el Otorrinolaringólogo.

El paciente debe ser consiente de los aspectos que se deben tener en cuenta para que elija bien.

“Cuando el paciente va a consulta se le debe hacer un estudio de toda su fisionomía no sólo a nivel facial sino con respecto a todo el componente del paciente, por ejemplo, su estatura, contextura, raza, estructuras óseas del rostro como, pómulos prominentes o reducidos, mentón corto o pronunciado, la distancia entre los ojos y la boca, es decir, se debe mirar todo el contorno de la persona, de los pies a la cabeza, porque en mi concepto las narices se deben ver totalmente naturales y ninguna nariz se debe parecer a otra, entonces se le hace un estudio fotográfico digital al paciente, en el que se le muestre cómo quedarán con la nariz que se les sugiere”, indica el Especialista.

Posted in NOVEDADES Tagged with: