Guía práctica para comprar un colchón

dormir

En este artículo analizaremos brevemente los distintos tipos de colchones, bases y almohadas y sus características. Si quieres profundizar podrás ampliar la información con los enlaces que te facilitaré. Al tratarse de un resumen, la información es genérica y por tanto puede haber excepciones en cada caso.

Colchones

Colchón de muelles.

Características generales: Suelen ser firmes, adaptabilidad baja/media. Son los que tienen mayor ventilación y por tanto adecuados para personas calurosas. Su durabilidad suele ser inferior a otros tipos de colchones.

Características particulares:

– Muelle bicónico/bonell. Baratos. desaconsejable para parejas. Firmes con adaptabilidad baja. En términos generales, hay mejores opciones en el mercado.

– Muelle continuo. Precio medio, independencia de lechos (para dormir en pareja) media. Suelen ser de buena calidad. Firmes, adaptabilidad media/baja salvo que tengan capas superiores de viscoelástica.

– Muelle ensacado. Si son de buena calidad no son baratos. Adecuados para dormir en pareja. Buena adaptabilidad, firmeza media alta. Muy buenas prestaciones.

Colchón viscoelástico.

Características generales: No existen los colchones 100% viscoelásticos. No se podría dormir en ellos. Se denomina colchón viscoelástico a aquel cuya capa superior del núcleo es una plancha de, al menos, 3cm. de material viscoelástico. ¡Cuidado!, se suelen ofrecer como colchones viscoelásticos (y no lo son) algunos que sólo tienen una mínima cantidad de material en su acolchado. La densidad del material no debe ser inferior a 45kg./m3. Son los colchones con mayor adaptabilidad del mercado. Firmeza media/alta, transpirabilidad media/baja. Su altísima adaptabilidad, ideal para alinear la columna, a veces provoca una sensación de atrapamiento y dificultad de movimientos en el lecho. Dado que el material viscoelástico precisa de un bloque inferior de sustento (muelles, látex o espuma técnica) será importante valorar también este bloque inferior. Su gama de precios es muy amplia pero hay buenos modelos con precios medios.

Características particulares:

– Viscoelástico moldeado. Este tipo de material viscoelástico suele presentar mayor densidad >65kg/m3 y el poro más cerrado, por tanto menor transpirabilidad. Su reacción es más lenta lo que produce una mayor “sensación viscoelástica”. Este efecto también suele producir una mayor sensación de atrapamiento del colchón (por tanto mayor sensación de calor) y menor libertad de movimientos.

– Viscoelástico espumado. Suele tener menor densidad que el espumado, y el poro más abierto (mayor transpirabilidad). Su reacción a la presión es más rápida lo que produce un menor efecto viscoelástico. Por el contrario, encajona menos el cuerpo y deja mayor libertad de movimientos.guía práctica para comprar un colchón

Colchón de látex.

Características generales: Buena acogida y elasticidad, adaptabilidad media/alta. Adecuado para parejas. Baja transpirabilidad (digan lo que digan, no es lo mejor para calurosos). Libertad de movimientos en el lecho. Es el material que exige más cuidados. Por su escasa transpirabilidad sólo se pueden poner sobre somieres de láminas/tacos o bases perforadas. Buena durabilidad. Es el material que mejor se comporta en somieres articulados.

Características particulares:

– Látex natural. Precio alto. La acogida es muy agradable. Firmeza media/baja, adaptabilidad media/alta. Dada su alta resilencia (efecto rebote) permite gran libertad de movimientos a pesar de su buena adaptabilidad. Contraindicado para personas alérgicas al látex. Exige ventilación diaria si se quieren evitar mohos. Alta durabilidad. El látex Talalay (es un sistema de fabricación) aunque es muy caro, mejora aún más la tumbada y mejora asimismo la transpirabilidad.

– Látex sintético. Precio medio/alto. En términos generales sus prestaciones son algo inferiores al látex natural. Son algo más firmes. Por el contrario no dan problemas de alergias ni tienen riesgo de mohos. Siguen teniendo una transpirabilidad baja.

Colchón de espuma de alta densidad (HR).

Características generales: Se considera que una espuma es de alta densidad si ésta no es inferior a 30Kg/m3 (por debajo de esta densidad, el colchón no es aconsejable para personas adultas) y se considera que es HR (High Resilence, alta resilencia en castellano) si su efecto rebote es superior al 40%. Desconfía de espumas con nombres comerciales que no indiquen, al menos, su densidad. Estos bloques de espuma pueden conformar el total de un núcleo de un colchón (colchones de espuma o HR) o bien, lo que suele ser más habitual, ser el soporte de una plancha de viscoelástica (colchones viscoelásticos). Su precio es moderado. Aunque su acogida es peor que la del látex y es menos adaptable que la viscoelástica, supera a los dos en transpirabilidad. Asimismo permite una adecuada libertad de movimientos y no “encajona” al durmiente. Si es una buena espuma, su durabilidad es adecuada. Resulta difícil realizar una clasificación ya que hay tantos tipos de bloques de espuma como combinación de características. Quizá lo más importante es huir de espumas de baja densidad y resilencia. Éstas son las típicas que conocemos en colchonetas con una transpirabilidad nula y que se deforman en poco tiempo.

Bases

Base tapizada.

Características generales: Es la clásica de toda la vida. Un tablón de madera (habitualmente aglomerado) tapizado, con cuatro patas. Interiormente suelen tener refuerzos metálicos. Hoy en día también se utilizan otros materiales para la tapa. A pesar de ser una estructura sencilla, también en esto hay diferentes calidades. Su precio es moderado. Aporta firmeza y no altera las características del colchón. No es adecuada para colchones de látex.

Somier.

Características generales: es una estructura metálica o de madera con láminas transversales de madera, habitualmente unidas a la estructura por medio de tacos. También existen mallas metálicas que sustituyen a las láminas de madera. La variedad de precios es enorme. Es la base recomendada para colchones de látex. En colchones gruesos, de 25cm. o más, su efecto sobre la firmeza del colchón es escaso o nulo. Para valorar la calidad de un sommier tendremos en cuenta el grosor del tubo del bastidor (a ser posible no inferior a 1.5 mm.), que las lamas de madera sean de haya contrachapada y el tipo de tacos de unión de las lamas al bastidor. Existen básicamente tres tipos de tacos. Por orden de calidad ascendente polietileno, caucho y Hytrell.

Características particulares:

– Somier fijo. Adecuado para colchones de látex y de grosores bajos, menores de 23cm. Si optamos por un somier fijo es mejor adquirir uno de buenas prestaciones. No tiene sentido comprar un colchón de látex (en principio con un precio alto) y utilizar una base de malas características. Para el resto de colchones, en general, aconsejaría una base tapizada o canapé.

– Somier articulado. Existen somieres articulados manuales y eléctricos. Salvo que tengamos necesidad física de tener una cama articulada y escaso presupuesto, es mejor no adquirir un articulado manual. A la larga suelen dar problemas. Si optamos por un somier articulado eléctrico, hay un nuevo elemento a tener en cuenta para valorar su calidad, el motor. El mercado de motores para somieres es muy reducido. Te aconsejaría que fuera alemán. No por su procedencia, sino porque han demostrado a lo largo de los años que son los más fiables. Es importante que dispongan de un mecanismo que permita poner el somier en posición horizontal si se corta la energía eléctrica. Si se va la luz y el somier está en posición levantada, no vas a poder dormir.

Canapé abatible (o arcón).

Características generales: La base del colchón se convierte en un amplio cajón. Es adecuado cuando necesitamos espacio de almacenamiento en nuestra vivienda. Hay que pensar bien en qué lo vamos a utilizar. En muchos casos se convierte en un almacén de trastos que no se utilizan nunca. La tapa del canapé puede ser una base tapizada o un somier. En este último caso hay que tener cuidado, suele acumularse polvo dentro del cajón. Las características del descanso son iguales a las de las bases tapizadas o los somieres según sea el caso. Existen diferentes características en la estructura de un canapé que nos darán la medida de su calidad. Además de la tapa, está el cajón, el fondo (base inferior del canapé) y el herraje que permite elevar la tapa. Este último elemento, el herraje, es muy importante para asegurar el funcionamiento a largo plazo del canapé. Por desgracia es un elemento en el que se suele ahorrar. Un fondo con poco grosor, aparte de dar poca consistencia a nuestro canapé, suele ser un buen indicador de cuál es el nivel de calidad del conjunto.

Almohadas

Es difícil hacer un buen resumen sobre las almohadas. Dado que es un tema tan personal, si tienes interés, te aconsejo que leas el artículo que sobre este tema aparece en el blog.

En el siguiente artículo “Guía práctica para comprar un colchón (III)” veremos cómo, conociendo nuestras necesidades y las características de los equipos de descanso, estaremos en condiciones de poder elegir mejor qué es lo que nos conviene. Asimismo haremos algunos comentarios sobre Qué características tienen los distintos puntos de venta.

February 6th, 2017 by